Obtener la nacionalidad española por residencia

Cancelación de antecedentes penales

Abogados en Alicante

Obtener la nacionalidad española por residencia

Uno de los mayores problemas a la hora de estudiar  las formas de obtener la nacionalidad española es su dispersión normativa.

En el derecho material se recoge en el art. 11 de la Constitución y en los arts. 17 a 26 del Código Civil.

Debemos tener cuenta también:

  • La Disposición final séptima de la Ley 19/2015, de 13 de julio, de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la  Administración de Justicia y del Registro Civil, regula el Procedimiento  para  la obtención de la nacionalidad española por residencia.
  • Real Decreto 1004/2015, de 6 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regula el procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia. https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-12047.  
  • Orden JUS/1625/2016, de 30 de septiembre, sobre la tramitación de los procedimientos de concesión de la nacionalidad española por residencia. https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2016-9314

El artículo 22 del CC, establece como regla general que aquellas personas que hayan residido de forma legal y continuada, durante 10 años pueden solicitar la nacionalidad española.

Estableciendo una serie de excepciones:

  • Cinco años para los que hayan obtenido la condición de refugiado.
  • Dos años cuando se trate de nacionales de origen de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal o de sefardíes.
  • Bastará el tiempo de residencia de un año para:

a) El que haya nacido en territorio español.

b) El que no haya ejercitado oportunamente la facultad de optar.

c) El que haya estado sujeto legalmente a la tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos, incluso si continuare en esta situación en el momento de la solicitud.

d) El que al tiempo de la solicitud llevare un año casado con español o española y no estuviere separado legalmente o, de hecho.

e) El viudo o viuda de española o español, si a la muerte del cónyuge no existiera separación legal o, de hecho.

f) El nacido fuera de España de padre o madre, abuelo o abuela, que originariamente hubieran sido españoles.

Me detendré en el punto D. podrán solicitar la nacionalidad aquellos ciudadanos casados con español/a, lo cuál no incluye parejas de hecho.

El Artículo 22.3. establece que  en todos los casos, la residencia habrá de ser legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición.

Resultaría que la residencia legal sería aquella situación  que estuviera debidamente documentada, es decir, la disfrutada en virtud de un visado o de una autorización concedida conforme a las reglas sobre extranjería, de manera que si se carece de la correspondiente documentación expedida por la autoridad competente, no se reside legalmente en España, excluyéndose así las situaciones irregulares, tanto cuando no se goza de ningún título como cuando el que se posee no es válido o no está previsto para la residencia en nuestro país.[1]

El Tribual Supremo, que, ya en la Sentencia de 19 de septiembre de 1988, expuso que «no basta, al objeto indicado, cualquier estancia o permanencia en territorio español, aunque sea legal (la de los miembros del servicio diplomático o consular de una nación extranjera, o de los miembros de fuerzas extranjeras destacadas en España, o de extranjeros con pasaporte debidamente visado, etc.), sino que ha de tratarse de residencia legal, entiendo por tal únicamente la que se encuentra amparada por el correspondiente permiso de permanencia o autorización de residencia…«.

Ante la pregunta sobre la tarjeta de estudiante, hay que decir que se ha rechazado que sea válida para acreditar una residencia legal (Sentencia de la Audiencia Nacional de 3 de marzo de 1995, seguida por otras), lo mismo que el permiso para estudios (Sentencia de la misma Audiencia Nacional 22 de febrero de 1995), puesto que los estudiantes siguen teniendo «el centro de sus relaciones familiares, económicas y profesionales, en su país de origen«, lo que ha sido refrendado por el Tribunal Supremo (Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de diciembre de 2009, recurso de casación 7174/2005).

Situación distinta se plantea cuando se dejan de reunir los requisitos que sirvieron de base para la obtención del título de residencia. Tal ocurre si una tarjeta familiar de residencia se concede sobre la base de un matrimonio respecto del que luego se dicta una sentencia de separación o de divorcio, pues, a tenor de la normativa aplicable, sería posible sostener que, en principio, la ilegalidad de la permanencia sería consecuencia de la pérdida de vigencia de aquella tarjeta por haber dejado de reunir las condiciones en las que fue expedida, en concreto, por la separación o por el divorcio.

En relación al criterio de que la residencia continuada no significa que la misma sea tenida por absoluta, ya que el extranjero puede realizar ciertos viajes fuera del territorio español mientras que estos sean esporádicos o bien necesarios (entre otras, Sentencias de 22 de diciembre de 2003, recurso de casación 4694/1999, o de 27 de julio de 2004, recurso de casación 6085/2000).

Sobre este tema ampliaremos  en posteriores artículos. Si tiene alguna pregunta, estamos a su disposición para contestarles a la mayor brevedad posible.

 Es necesario demostrar la ausencia de antecedentes penales tanto en el país de origen como en España.

En nuestro despacho podemos cancelar antecedentes penales

[1] Martín Sanz, LV.  Abogado

Artículo Monográfico. Junio 2016

SP/DOCT/21080