Ertes y covid-19

Desde hace unos días a través de redes sociales , por teléfono muchos clientes, empresarios y particulares, han preguntado qué diferencia y qué  consecuencias tiene para el trabajador estar bajo un ERTE POR COVID 19.

Por eso consideramos  importante aclarar algunos puntos.

¿QUÉ ES UN ERTE?

Es un instrumento pensado para superar crisis temporales de los autónomos y empresas, por lo que pueden tomar una serie de medidas, que pueden ser:

  • por un lado suspender  de manera temporal los contratos de los trabajadores.
  • o pueden reducir la jornada laboral de los trabajadores.

Los motivos que permiten realizar este procedimiento son como consecuencia  de  causas  económicas,  técnicas,  organizativas  o  de producción  y  obliguen a suspender temporalmente la totalidad o parte de su actividad.  El alcance y duración de las medidas de suspensión de los contratos o de reducción de jornada se adecuarán a la situación coyuntural que se pretende superar, en este caso a la situación derivada del COVID-19.

¿QUIÉN LO PUEDE LLEVAR A CABO?

Cualquier autónomo o empresa que cumpla los requisitos, independientemente del número de trabajadores que tenga.

¿POR CUÁNTO TIEMPO?

La duración será siempre temporal y se adecuará a la duración de la situación coyuntural que se pretende superar

¿CÓMO AFECTA A  LOS TRABAJADORES Y DESDE CUANDO?

Una vez que la empresa comunica a los trabajadores que por fuerza mayor, debe suspender los contratos o reducir la jornada de un 10% a un 70% de la jornada, afecta a los trabajadores de distinta forma:

  • en el caso de una reducción de la jornada también se producirá una  reducción de salario proporcional
  • en el caso de que se suspendan los contratos, dejarán de  percibir un salario.

En ambos supuestos los trabajadores pueden o no requerir la prestación por desempleo o paro.

En relación con la antigüedad, esta no se pierde. De hecho el  tiempo durante el ERTE debe computar a efectos de antigüedad y de despido.

En relación con Vacaciones y pagas extras:  El trabajador no verá perjudicado su derecho a vacaciones, sin perjuicio de que el salario que percibirá durante las mismas será el correspondiente a la reducción de jornada.  Y  la misma situación ocurre con las pagas extraordinarias, es decir, el trabajador seguirá generándolas pero en una cuantía proporcional al tiempo de trabajo.

Durante el periodo de suspensión no se generan derecho a vacaciones. Si la suspensión es superior al año, las vacaciones generadas y no disfrutadas así como las pagas extraordinarias deberán liquidarse en el finiquito.

Es importante destacar que  La relación laboral no se extingue y por tanto no hay indemnización.

Para el empresario  que deba tomar la medida de realizar un ERTE por covid 19 se ve beneficiado por ser eximidos del pago de cotizaciones es decir que, No se paga cotizaciones.

Paro o derecho prestación de pago por desempleo y las particularidades en relación con el COVID-19. 

Pues bien, es importante destacar que:

Se reconoce el derecho a la prestación contributiva por desempleo, a todas las personas trabajadoras afectadas, aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo necesario para ello y además no se computará el tiempo en que se perciba la prestación por desempleo a los efectos de consumir los períodos máximos de percepción establecidos legalmente.

Estas medidas serán aplicables a las personas trabajadoras afectadas tanto si en el momento de la adopción de la decisión empresarial tuvieran suspendido un derecho anterior a prestación o subsidio por desempleo como si careciesen del período mínimo de ocupación cotizada para causar derecho a prestación contributiva, o no hubiesen percibido prestación por desempleo precedente.

Se reconoce un nuevo derecho a la prestación contributiva por desempleo, con las siguientes especialidades respecto a la cuantía y duración:

La base reguladora de la prestación será la resultante de computar el promedio de las bases de los últimos 180 días cotizados o, en su defecto, del período de tiempo inferior, inmediatamente anterior a la situación legal de desempleo, trabajados al amparo de la relación laboral afectada por las circunstancias extraordinarias que han originado directamente la suspensión del contrato o la reducción de la jornada de trabajo.

La duración de la prestación se extenderá hasta la finalización del período de suspensión del contrato de trabajo o de reducción temporal de la jornada de trabajo de las que trae causa.

La presentación de las solicitudes de alta inicial o reanudación de la prestación y el subsidio por desempleo realizada fuera de los plazos establecidos legalmente no implicará que se reduzca la duración del derecho a la prestación correspondiente.

Otra gran ventaja es que no se consume el paro: Los periodos de desempleo consumidos durante esta suspensión no podrán perjudicar en ningún caso el reconocimiento de futuras prestaciones de desempleo («contador a cero»). En relación a este punto es importante tener en cuenta, que a día de hoy y mientras el Gobierno no modifique la normativa vigente, una vez que no rija el estado de alarma, se comenzará a consumir paro o prestación por desempleo.

Este dato es importante, ya que habrá sectores como el de la hostelería en los que es probable que muchos empresarios decidan no abrir o hacerlo pero con un porcentaje menor de plantilla, esto implicará que muchos trabajadores verán consumidos sus meses de prestación de desempleo.

La inclusión en un ERTE consecuencia del COVID-19 y existencia de dos pagadores en el IRPF por la percepción de la prestación de desempleo

La percepción de la prestación de desempleo por el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) a efectos fiscales se considerará como la percepción de rentas de un segundo pagador y habrá de estar a la normativa vigente al tiempo de confeccionar la declaración del ejercicio 2020, y los límites cuantitativos de los rendimientos íntegros, para determinar la existencia de la obligación de declarar.

Al percibir la prestación por desempleo consecuencia de un ERTE por el COVID-19, ¿tengo obligación de declarar?

En relación con esta consulta, hay que tener en cuenta que en general todos contribuyentes están obligados a presentar declaración por el IRPF salvo que no hubieran obtenido 22.000 euros anuales (normativa vigente a marzo del 2020) o el límite de 14.000 euros en el supuesto de existir más de un pagador y supere la cuantía percibida en el año total 1.600 euros anuales.

En consecuencia, la obligación a declarar dependerá de la cantidad total percibida de la prestación por desempleo en el año 2020, al considerarse el SEPE como un segundo pagador.

No obstante, hay que indicar que, por cuanto la pandemia, los efectos económicos derivados del coronavirus (COVID-19) y la percepción de la prestación de desempleo se producen durante el año del 2020 habrá de estar a la normativa del Impuesto vigente a 2021, período en el que procederá la confección de la declaración de la Renta del ejercicio 2020.

¿Se puede trabajar en otra empresa durante un ERTE?

En caso de suspensión del contrato de trabajo por un Expediente Temporal de Regulación de Empleo los afectados sí que pueden realizar otra actividad laboral, tanto por cuenta ajena como propia.

En caso de realizar otra actividad profesional durante un ERTE, el trabajador deberá comunicarlo al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para que suspenda la prestación de desempleo o la recalcule en caso de que la nueva actividad profesional sea a tiempo parcial.

Soy autónomo y cobro cese de actividad ¿Puedo cobrar ERTE?

En un inicio el decreto consideraba incompatible el cobro de las dos prestaciones sin embargo, el Gobierno ha modificado algunos aspectos de la prestación por cese de actividad (una especie de ‘paro’ para los autónomos) creada para la crisis del coronavirus.

La nueva redacción del texto establece que «esta prestación será compatible con cualquier otra prestación de Seguridad Social que el beneficiario viniera percibiendo y fuera compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba».

Si tiene alguna duda puede ponerse en contacto con nuestro equipo al 674 10 46 54.

Hasta aquí un resumen de las preguntas y respuestas sobre este terrible momento que nos ha tocado vivir. Es importante tener en cuenta, que este artículo ha sido redactada a 2 de mayo del 2020. Por lo tanto la legislación puede variar ciertos extremos, los invito a seguirnos en nuestro Facebook o Twiter en el que los mantendremos informados.

Rebeca Hidalgo abogada.