Convenio regulador sus puntos claves.

¿Qué es un convenio regulador? 

Un convenio regulador es el documento  en el que los cónyuges acuerdan las consecuencias personales y patrimoniales de una separación o divorcio . Su contenido se pacta de mutuo acuerdo y es de obligado cumplimiento después de la ruptura matrimonial o de una pareja de hecho en la que haya menores.

Para que este documento tenga efecto es necesario que sea aprobado judicialmente (o notarialmente si se cumplen los requisitos)

¿Cuándo es obligatorio el convenio regulador?

El convenio regulador es obligatorio cuando el divorcio los soliciten ambos cónyuges, o lo solicite uno con el consentimiento del otro.

De tal forma, que en los supuestos de divorcio de mutuo acuerdo se deberá presentar junto a la demanda de divorcio un convenio regulador.

En el caso de que los cónyuges no consigan alcanzar un acuerdo, sobre los distintos puntos del convenio, se deberá acudir a un contencioso. Y en este caso será el Juez quién determine las reglas que regirán.

¿Qué deberá contener el convenio regulador?

El código civil nos dice en su artículo 90 que se deberá establecer:

  • La guarda y custodia de los hijos.En el convenio se deberá establecer como se cuidarán los hijos. Que podrá ser custodia compartida entre ambos progenitores, o de uno de ellos es decir monoparental
  • El régimen de visitas.Se deberá establecer el régimen de visitas y estancia de los hijos con el progenitor que no tenga la guarda y custodia teniendo en cuenta días, horarios, vacaciones, festividades, celebraciones familiares, etc. En el caso de que sea custodia compartida se deberá establecer el reparto de días y condiciones.
  • El uso de la vivienda y bienes familiares. También se deberá decidir la atribución del uso de la vivienda familiar y de los bienes muebles que se hayan adquirido durante el matrimonio.
  • La contribución a las cargas del matrimonio. En el convenio se deberá establecer cuál será la contribución económica de cada uno de los progenitores a las cargas familiares estableciendo según sea necesario la pensión de alimentos que proceda.
  • En relación con el régimen económico matrimonial. En el caso de matrimonio en régimen de gananciales se deberá liquidar la sociedad.
  • La pensión compensatoria. el cónyuge al que el divorcio le produzca un desequilibro económico, que implique un empeoramiento en su situación anterior tendrá derecho a una compensación económica.
  • El régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, en caso de que se considere necesario.

¿Es necesaria la aprobación judicial del convenio regulador?

Si, para que lo pactado en el convenio regulador tenga efectos es necesario que esté aprobado por el órgano judicial.

En el caso de que el Juez aprecie que los acuerdos adoptados pueden ser dañosos para uno de los cónyuges o para los menores podrá denegar su aprobación. Se podrá presentar un nuevo convenio, pero si tampoco tuviera aprobación judicial, será entonces el Juez quien determine las reglas del convenio.

Una vez aprobado judicialmente el convenio regulador tendrá la misma eficacia ejecutiva que una resolución judicial. Solo el Ministerio Fiscal podrá recurrirla en intereses de los hijos menores o incapacitados

 En el caso de hijos mayores de edad

Ya no se establece guarda y custodia de los hijos mayores de 18 años, serán ellos los que decidan con cuál de los padres quieren vivir y en el caso de que se siga dependiendo económicamente de sus padres se deberá establecer una pensión que dependerá de la situación económica de los progenitores.

Ahora bien, en el momento que los hijos se vayan de casa y hagan vida independiente ¿Que ocurre con la vivienda?

Como es jurisprudencia del Tribunal Supremo no es posible atribuir indefinidamente el uso de la vivienda familiar a uno solo de los cónyuges cuando no hay hijos o estos son mayores de edad e independientes. Será preciso fijar un límite temporal y justificar que el de este cónyuge para el que se pide es el más necesitado de protección, pero siempre por el tiempo que prudencialmente se fije de conformidad con lo dispuesto en el tercer párrafo del art. 96 CC Además, se aplicará tanto cuando la vivienda sea privativa del cónyuge al que se atribuye el uso como cuando tenga carácter ganancial.

La hipoteca y el convenio regulador

El artículo 90 CC permite que en el convenio se estipulen los pactos relativos al pago del préstamo hipotecario común, dejando claro que esto tiene efectos internos. Y salvo que expresamente se haya pactado una renuncia al reintegro posterior, el cónyuge que haya asumido el pago mantendría su derecho al reembolso posterior.

En cuanto a la vivienda familiar nos encontramos con dos tipos de gastos por un lado los derivados del uso, que deben ser abonados por el cónyuge que vive en ella y los que forman parte de la propiedad que será a cargo de ambos (siempre que esté a nombre de los dos).

Aunque existe libertad a la hora de pactar en el convenio regulador.

Es importante que acuda a un abogado especialista en derecho de familia. No dude en  ponerse en contacto con nosotros. La primera consulta es gratuita.

Estamos en Alicante.

#abogadosalicante.