Autorización de residencia y trabajo en España.

  • por

La administración, en materia de concesión o denegación de permisos de trabajos, no posee una potestad absoluta, debe motivar las causas tanto de concesión como de denegación de permisos. 

Lo primero que hay que tener claro es que todo extranjero mayor de dieciséis años que desee residir, trabajar o realizar cualquier actividad lucrativa en España. Precisa previamente una autorización administrativa. El permiso de trabajo se concederá conjuntamente con la de residencia. (art. 36.1 LOEX).

En el caso de que el extranjero ejerza una profesión para la que se exija una titulación especial la concesión de la autorización exige cumplir con la titulación exigible y, en su caso, la homologación de dicho título, así como la correspondiente colegiación profesional si esta fuera obligatoria (art. 36.3 LOEX). Debe, además, acompañarse de un contrato de trabajo que garantice la actividad continuada durante el período de vigencia de la autorización (36.4 LOEX).

La eficacia de la autorización de residencia y trabajo queda supeditada a la afiliación y alta del trabajador en el régimen de la seguridad social.

La necesidad de autorización en realidad cumple una función de regulación de los flujos migratorios, modulando de esta forma el impacto económico. Por ese motivo, encontramos muchos supuestos en los que la concesión de la autorización se hace depender de la situación nacional del empleo.

SUPUESTOS EN LOS QUE NO SE REQUIERE PERMISO DE TRABAJO

El artículo 41 LOEX establece que no será necesaria la obtención de permiso de trabajo.

En el ámbito cultural: profesores extranjeros invitados o contratados por una universidad española. El personal directivo y el profesorado extranjeros, de instituciones culturales y docentes dependientes de otros Estados, o privadas, de acreditado prestigio, oficialmente reconocidas por España, que desarrollen en nuestro país programas culturales y docentes de sus países respectivos, en tanto limiten su actividad a la ejecución de tales programas. Los artistas que vengan a España a realizar actuaciones concretas que no supongan una actividad continuada.

En el ámbito científico y técnico: no se requiere de la autorización a técnicos, investigadores y científicos invitados o contratados por el Estado y las CCAA, universidades, entes locales u organismos participados a estos, para el desarrollo de una programa técnico o científico.

En el ámbito económico y de cooperación internacional: no precisa de autorización los funcionarios civiles o militares de las Administraciones estatales extranjeras que vengan a España para desarrollar actividades en virtud de acuerdos de cooperación con la Administración española.

Los extranjeros que formen parte de los órganos de representación, gobierno y administración de los sindicatos homologados internacionalmente, siempre que limiten su actividad a funciones estrictamente sindicales.

En el ámbito social: Los corresponsales de medios de comunicación social extranjeros, debidamente acreditados, para el ejercicio de la actividad informativa.

Los ministros, religiosos o representantes de las diferentes iglesias y confesiones, debidamente inscritas en el Registro de Entidades Religiosas, en tanto limiten su actividad a funciones estrictamente religiosas.

Y por último en el ámbito familiar: Los menores extranjeros en edad laboral tutelados por la entidad de protección de menores competente, para aquellas actividades que, a propuesta de la mencionada entidad, mientras permanezcan en esa situación, favorezcan su integración social.

En próximos artículos hablaremos de la autorización para actividades económicas por cuenta propia  y por cuenta ajena.

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros. La primera consulta es gratuita.

 

Rebeca Hidalgo. Abogada extranjería en Alicante.